martes, 1 de febrero de 2011

ANTE LA APARICION DE CASOS DE COLERA EN NUESTRO PAIS

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA
FACULTAD DE MEDICINA



El cólera es una infección intestinal aguda que ocurre por la ingestión de agua o alimentos contaminados por la bacteria Vibrio cholerae. Actualmente se encuentra en curso una epidemia de esta enfermedad, que comenzó en Haití, luego de los desastres naturales sufridos en ese país, llegando a sobrepasar los 194.095 casos y 3.819 defunciones. Posteriormente se extiende a otros países, describiéndose 2 casos en Florida, EEUU, y un número cada vez mayor en Republica Dominicana, siendo el último reporte 154 casos con una defunción.

El 26 de enero se notifica en nuestro país la ocurrencia de un brote de diarrea en viajeros provenientes de La Romana, Republica Dominicana, de los cuales consultaron 21 personas a centros de salud locales, confirmándose el diagnóstico de cólera. Estas personas eran parte de un grupo de 400 invitados a un evento social en esa localidad. Adicionalmente se conoció de 12 pacientes del mismo grupo, que están siendo atendidos en Republica Dominicana por esta causa.

Los síntomas de la enfermedad aparecen entre las primeras 24 a 48 horas, luego de haber ingerido agua o alimentos contaminados. Existen desde casos muy leves, con pocos síntomas, hasta muy graves, con deshidratación severa, que pueden llegar hasta la muerte. Afortunadamente, la mayoría de las personas sufre enfermedad leve a moderada, que se mejora con la administración de líquidos por vía oral.
SINTOMAS
• Diarrea acuosa que se inicia de manera súbita y severa, con heces líquidas abundantes que semejan agua de arroz y olor a pescado
• Náuseas y vómitos abundantes
• Deshidratación rápida, con debilidad acentuada
Es de hacer notar que no se presenta fiebre en las personas afectadas.


TRATAMIENTO
Es básicamente enfocado a prevenir y mejorar la deshidratación, administrando líquidos rápidamente para reponer las pérdidas causadas por la diarrea. El 80% de los casos pueden ser tratados únicamente con sales o soluciones de rehidratación oral, en vista de ser de leve a moderada severidad y solo 5% puede presentar cuadros graves que de no recibir tratamiento oportuno y adecuado con soluciones intravenosas, pueden ser fatales en cuestión de horas. El problema se presenta porque la enfermedad se disemina rápidamente, produciendo gran número de casos en corto tiempo, haciendo que la letalidad sea resaltante.
MEDIDAS DE PREVENCIÓN
Son iguales para cualquier enfermedad diarreica, pero deben ser extremadas en los momentos de epidemia de cólera, por su alta transmisibilidad y la potencial gravedad de sus síntomas.
Para evitar la aparición del cólera, las personas deben:

• Lavarse las manos antes de preparar los alimentos, de comer y después de ir al baño o de cambiar los pañales del bebé.
• Consumir agua hervida y alimentos bien cocidos.
• Las frutas y hortalizas deben ser lavadas, especialmente si se comen crudas.
• Mantener los ambientes limpios y desinfectados, libres de basura y moscas, además de otros animales que pueden servir de vehículos para la transmisión del cólera (ratas, ratones)
• Evitar baños recreativos en ríos y playas donde ocurren descargas de aguas residuales, ya que por esta vía llegan las bacterias a contaminar la fauna acuática (moluscos y peces), fuente relevante en la diseminación de la enfermedad

En caso de sospechar sobre la presencia de cólera, las personas deben ingerir suficiente líquido para prevenir la deshidratación, notificarle al establecimiento de salud más cercano, buscar atención médica urgente y no automedicarse.

Se pronostican brotes en diversos lugares, en vista de ser Republica Dominicana un destino turístico visitado por personas de muchos países del mundo. Por consiguiente, las autoridades sanitarias deben mantener un alto grado de vigilancia y preparación para poder responder de inmediato, en caso de que sea necesario. La población debe estar informada del estado de la epidemia y de las medidas que debe tomar para prevenir, sospechar y acudir oportunamente al médico en caso de presentarse los síntomas.

La Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, consciente de su responsabilidad para con la población venezolana, pone a la orden de las autoridades sanitarias los recursos humanos (médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud, estudiantes de medicina y de otras carreras relacionadas) para el asesoramiento, la atención, la investigación y otras áreas en las que pueda ser útil, para colaborar en el control de la epidemia.


Doctor Emigdio Balda Decano de la Facultad de Medicina

Doctora María Eugenia Landaeta Jefe de la Cátedra de Microbiología
Facultad de Medicina Escuela de Medicina “Luis Razetti”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada